VIAJE AL ESPACIO

Así es New Shepard, la nave espacial con la que Jeff Bezos miró la tierra desde muy lejos

Esta nave de despegue y aterrizaje vertical literalmente te hará ver las estrellas

Esta nave es piloteada por computadoras a bordo, sin centro de control desde la Tierra ni piloto
Escrito en TENDENCIAS el

El turismo espacial está más cercano que nunca, SpaceX aunque no necesariamente planea hacer vuelos espaciales rápidos, si está contemplando la idea de materializar una colonia en Marte, aunque aún estamos lejos de esa realidad, Jeff Bezos y Richard Branson nos acercan más a la fase inicial de convertirnos en astronautas y lograr ver la curvatura de la Tierra.

Blue Origin, propiedad de Jeff Bezos logró alcanzar los 100 kilómetros de altura de la Tierra en su primer viaje tripulado suborbital, demostrando el potencial de la empresa de tecnología aeroespacial que compite con SpaceX y Virgin Galactic por conquistar el espacio exterior.

¿Cómo es el New Shepard?

Este es el cohete suborbital insignia de Blue Origin pensado para realizar viajes espaciales comerciales para civiles; su nombre está inspirado en el primer astronauta estadounidense en ir al espacio, Alan Shepard, perteneciente a los Mercury Seven, el grupo de astronautas seleccionados para volar en las naves del programa Mercury en 1959.

El New Shepard es un vehículo espacial de despegue vertical y aterrizaje vertical totalmente reutilizable compuesto por una cápsula presurizada y un cohete propulsor que Blue Origin denomina como módulo de propulsión, la nave está controlada completamente por computadoras a bordo sin control desde la Tierra o un piloto.

En la cápsula presurizada es posible transportar a seis personas y admite un sistema de escape de lanzamiento envolvente completo que puede separar la cápsula del módulo propulsor en cualquier momento durante su ascenso.

Pero, ¿cuánto mide el New Shepard?

El cohete tiene una longitud de 18 metros y una altitud de 4 metros en la cápsula, dentro de ella todos son pasajeros debido a el diseño autónomo del cohete; los seis pasajeros tienen junto a ellos una ventana –más grande que las de un avión boeing 747– y los asientos reclinables poseen un arnés de 5 puntos para mayor seguridad.

Las partes del New Shepard son:

  • Cápsula de tripulación, con una capacidad de 6 pasajeros a bordo sin necesidad de un piloto. 
  • Aletas de anillo y cuña, se usan para estabilizar el propulsor y reducir el consumo de combustible en el vuelo de regreso a la Tierra.
  • Frenos de arrastre, reduce la velocidad del propulsor a la mitad de su descenso.
  • Motor, impulsa el cohete al espacio y se reinicia para lograr un aterrizaje preciso y controlado 
  • Aletas en popa, estabiliza el vehículo durante el ascenso.
  • Tren de aterrizaje, al ser un cohete reutilizable este tren ayuda  al propulsor a lograr su aterrizaje de forma segura.

Aquí podrás ver un lanzamiento simulado de la nave

Los activistas del medio ambiente han expresado su preocupación debido a que el turismo espacial supondrá un importante incremento en el impacto climático por el uso de componentes sólidos, líquidos y gaseosos, un ejemplo son los combustibles líquidos que utiliza Falcon 9 de SpaceX el cual se compone de dark carbon –se crea a partir de la quema de combustible diesel, gasolina o la quema de desechos orgánicos como la leña– cuyos efectos en el medio ambiente se han estudiado y sugieren que promueven la disolución de la capa de ozono.

Ante esta realidad New Shepard señaló que su módulo de propulsión funciona con el motor DE-3, un motor de cohete biopropelente original de Blue Origin que quema hidrógeno y oxígeno líquidos, lo que es menos agresivo con el planeta.

Las pruebas del New Shepard en su fase de prototipo comenzaron en 2006, pero no fue sino hasta la década de 2010 que comenzaron con el desarrollo de motores a gran escala, el cual se completó en 2015, ese mismo año iniciaron las pruebas del vehículo completos sin tripulación a bordo comprendido por la parte propulsiva y la cápsula espacial.

De vuelta a la Tierra

Luego de que la nave alcanza los 100 kilómetros de altura el módulo de propulsión realiza su descenso y reinicia sus motores principales para lograr el aterrizaje vertical cerca del lugar de lanzamiento.

En cuanto a la cápsula de tripulación esta se separa del módulo de propulsión donde logra gravedad cero por al menos 3 minutos; su descenso es desacelerado mediante el despliegue en paracaídas, en caso de que se detecte alguna falla los propulsores de separación comienzan a funcionar con propulsante sólido para realizar un aterrizaje en paracaídas. La duración total de la misión es de poco más de 10 minutos.

Te dejamos este video con el sorprendente viaje espacial de Blue Origin fuera de la tierra donde se logra visualizar la curvatura de la Tierra y describe tanto su despegue como descenso.